Información corporativa

Campaña de Navidad 2017

Anticípese a la Navidad con una cuidada selección de productos exquisitos para celebrar en estas fechas con familiares y amigos.
 
La calidad y distinción de los vinos de las bodegas de La Rioja Alta , los cavas de la bodega Gramona, los afamados ibéricos de la firma con D.O Guijuelo, Aljomar, los quesos Pico Melero, catalogados entre los 10 mejores quesos españoles y los exquisitos chocolates de Chocolat Factory.
 
Puede consultar esta selección en nuestro catálogo con precios no disponibles en las grandes superficies.

Campaña de Navidad 2017

Foro V.O. y postventa profesional 2017

Representantes de 312 empresas e instituciones de la venta y la posventa de automoción analizan el presente y futuro del sector

La DGT renueva su compromiso de colaboración con el sector del automóvil ante los más de 600 profesionales asistentes al Foro V.O. y Posventa

El futuro del sector del automóvil pasa por las nuevas formas de movilidad basadas en el coche autónomo, conectado y medioambientalmente responsable. Los empresarios y profesionales de la automoción deben ir preparándose. Esta es una de las principales conclusiones de la intervención inaugural de Jaime Moreno, subdirector general de Movilidad de la Dirección General de Tráfico, con la que se abrió el XIII Foro del V.O. y Posventa celebrado en el Wanda Metropolitano, el pasado 3 de octubre. El evento, que promueve GANVAM y organiza INTERNETING, contó con la participación de más de 600 congresistas, en representación de 312 empresas e instituciones.

foro-vo-y-postventa-profesional-2017

Bajo el lema de "Grandes cambios y grandes oportunidades" y con un emotivo recuerdo para Juan Antonio Sánchez Torres, el recientemente fallecido presidente de Ganvam, el XIII Foro del V.O. y Posventa abordó los fenómenos, algunos de ellos disruptivos, que están transformando el sector del automóvil. Para ello, contó con la experiencia y los conocimientos de los más de 40 profesionales expertos en vehículo de ocasión y posventa que participaron en alguna de las cinco mesas redondas programadas. Tras la primera, de carácter transversal, y dedicada a identificar las tendencias de cambio en el sector y a ayudar a los empresarios y profesionales a orientarse al futuro, se celebraron las mesas temáticas del vehículo de ocasión y de posventa, dos en cada ámbito, en las que se analizó el hoy y el mañana de ambos subsectores. Adicionalmente, especialistas de un total de nueve empresas mostraron, en presentaciones específicas, sus propuestas de producto y servicio para acompasar los modelos de negocio actuales a los cambios que se avecinan.

Con un total de 607 asistentes, un 52% más que el año pasado, el Foro del V.O. y Posventa se consolida, en palabras de Tomás Herrera, Director General de Ganvam, como "un espacio ineludible para la generación y el intercambio de conocimientos entre los profesionales y empresarios del sector". Por el espacio de convenciones del Wanda Metropolitano que acogió el Foro no sólo pasaron más participantes que nunca sino que lo hicieron también en representación de muchas más organizaciones que en anteriores ediciones: en total 312 empresas e instituciones; entre ellas, asociaciones, marcas de coches, compañías de renting, aseguradoras, concesionarios, compra-ventas, talleres de reparación, fabricantes de componentes, grupos de distribución de recambio, empresas de subastas, de consultoría y otras.

 

La transformación del sector del automóvil

Jaime Moreno, subdirector general de Movilidad de la Dirección General de Tráfico, fue la persona encargada de abrir el Foro. En su intervención destacaron dos ideas: por un lado, movilidad, automatización, conectividad y descarbonización del automóvil son los grandes desafíos a los que se enfrenta el sector; por otro, el anuncio de que cada vez queda menos para que esté listo el libro de mantenimiento digital de los coches.

Justo antes de comenzar la Mesa General sobre "La transformación del sector del automóvil" se entregaron los Premios Foro V.O. y Posventa. En esa ocasión los galardonados fueron Google, en la categoría de Innovación; GarantiPlus, en la de Confianza; Grupo Luike, en la de Imagen; y Sernauto, en la Especial.

La Mesa General del Foro V.O. y Posventa tuvo por objetivo proponer para el debate el territorio temático de los intereses, preocupaciones y expectativas de futuro comunes a los empresarios y profesionales del V.O. y de la Posventa de Automoción. Su función fue claramente "inspiradora". Como es tradicional, esta primera mesa con la que se abrió el Foro contó con destacados profesionales del sector. Y en esta ocasión fue Alexis Sánchez, Fundador de 20Lab y CEO de UBIFLOW, el encargado de hacerlo con la visión que su compañía, sólidamente posicionada como proveedor de soluciones tecnológicas para el sector, tiene del futuro de la automoción.

La presentación de Alexis Sánchez, titulada "Viaje al Futuro. Grandes cambios y grandes oportunidades", giró en torno a tres tendencias disruptivas y sus eventuales efectos sobre el sector y las empresas, tanto del V.O. como de la posventa. Cada una de ellas –inteligencia artificial, coche eléctrico y experiencia de compra- se glosó con ejemplos concretos de fenómenos o modelos de negocio que ya operan en ese escenario disruptivo. Durante la mesa redonda, afloraron también cuestiones como el coche conectado y la propiedad de los datos del mismo, la necesidad de adaptar el marco normativo a los cambios en el sector o la forma en que el "Big Data" va a cambiar la relación de las empresas con sus clientes.

La Mesa General, moderada por Tomás Herrera, Director General de GANVAM, contó también con las intervenciones de Javier de Ulacia, Director de División Auto de CETELEM; José Martín Castro, Director de Leasing y Renting de SANTANDER España; Benito Tesier, Director General de BREMBO y Pdte. Comité Organizador de MOTORTEC; Jaime Moreno, Subdirector General de Movilidad de la DGT; Antonio García, Responsable de DAS WELTAUTO; y Carlos Hernández, Head of Industry Branding de GOOGLE España.

 

Ganar dinero, más y mejor, en el V.O. de hoy

Las oportunidades de negocio y la rentabilidad de las empresas que operan hoy día en el mercado del V.O. protagonizaron la primera de las Mesas de Debate dedicadas a la compra-venta de vehículos usados.

La sesión, moderada por Jaime Barea, responsable del Asesoría Jurídica de Ganvam, analizó con detalles los factores que indicen en la competitividad del negocio del V.O. en nuestros días. El mercado del V.O. parece que va razonablemente bien. Se siguen vendiendo coches y hay empresas ganando dinero. Sin embargo, señalaron los participantes en la Mesa, habría que disponer de mejor información para saber con exactitud qué tipo de coches se venden más y por qué, y dónde y cómo exactamente están ganando dinero las empresas que lo hacen.

Además de su gusto por el "dato" de mercado, por la exigencia de información adecuada para que los empresarios del sector puedan tomar las mejores decisiones, los participantes en esta Mesa prestaron especial atención a la evolución del cliente (o clientes) del V.O. Compartieron la opinión de que el vendedor que más dinero gana hoy es el que más "mira al cliente". La experiencia de compra, el "gap" que existe entre las expectativas del cliente de V.O. y su experiencia real de consumo de este tipo de vehículos, es determinante. Un ejemplo de esos vendedores que "miran al cliente" es el de aquellos que están vendiendo vehículos de ocasión a través de Internet, sin que el cliente sienta la imperiosa necesidad de ver y tocar el coche, simplemente generando en ellos el suficiente interés y confianza, mediante el aporte de la transparencia y valores añadidos precisos.

Esta primera Mesa de V.O. estuvo formada por Elena Ballesteros, Business Manages Iberia de AUTOONLINE; Nicolas Cantaert, Director General de AUTOCASION; Alberto Liz, Consejero Delegado de BCA España; Marcel Blanes, Responsable Relaciones Institucionales de SCHIBSTED; Ricardo Dias, Director General de DEKRA AUTOMOTIVE SOLUTIONS.

 

El futuro del V.O. Tendencias y oportunidades de negocio.

Alberto Nieto, Director Comercial de EUROTAX, se encargó de moderar la segunda del V.O. del Foro 2017.

Los participantes en la sesión comenzaron sus intervenciones definiendo las tendencias de futuro que se vislumbran en el mercado del Vehículo de Ocasión. Se habló de las nuevas tecnologías del automóvil y su incidencia en el negocio del V.O. Igualmente, se reflexionó acerca de los efectos que las nuevas fórmulas de movilidad, singularmente las del vehículo compartido, pueden tener sobre el mercado de la compraventa de usados anticipando una reducción de la vida útil de esos vehículos. Se apuntó, asimismo, que la creciente digitalización y optimización de procesos podría alterar, mediante la generación de nuevas ventajas competitivas, los actuales territorios del mercado que ocupan constructores de vehículos con sus redes (propias y de concesionarios), compraventas y otros "fabricantes" de vehículos de ocasión.

En el corto plazo se destacó especialmente que el auge del renting a particulares podría afectar al mercado del V.O. en ámbitos tan concretos como las coberturas del seguro. En la actualidad el mercado español de los seguros de Auto segmenta al máximo a sus clientes en función del riesgo asociado a sus características específicas. En el caso del renting a particulares, hoy por hoy se tiene a "mutualizar" ese riesgo de manera que todos pagan lo de todos. Habrá que cambiar el modelo. Se destacaron algunos fenómenos impulsado por el sector asegurados que pueden contribuir a dinamizar el vehículo de ocasión. Se refirió, por ejemplo, el caso de la indemnización por el valor venal del vehículo en caso de siniestro total. No siempre el dueño del coche está contento con la misma y puede acudir a los tribunales (con los costes asociados que esos procesos pueden llevar). Para evitarlo, existen productos en el mercado que ofrecen al asegurado hasta un 120% de la indemnización que le correspondería o la posibilidad de entregarle un vehículo de ocasión de más valor que el suyo.

Se habló mucho de digitalización, pero siempre desde la premisa previa de la necesidad de "profesionalizar" la gestión completa del V.O. Las soluciones tecnológicas digitales son herramientas cuyo valor reside en su integración dentro de un modelo de negocio. Eso significa que hay que llegar al cliente, pero que para hacerlo eficientemente es necesario no sólo integrar y maximizar el uso de los datos, sino también hacerlo en todos y cada uno de los procesos que lleva a cabo la empresa. Hablamos, entre otras cosas, de captación del cliente, mejora de procesos internos y de gestión y de cualificación y certificación de vendedores y responsables de V.O. Entre los beneficios que se están derivando de la digitalización y de la integración de datos, se señaló un fenómeno como el del compraventa que compra el coche cuando tiene ya al cliente detrás (evita el inmovilizado y puede realizar una oferta de vehículos mucho más amplia y diversa).

La segunda Mesa del V.O. contó con la participación de Gerardo Cabañas, Director General de AUTOSCOUT24; Eduard Bayo, CEO de Inventario Motor; Luis María Pérez Serrano; Director Car Business Services de TÜV SÜD ATISAE; Robert Peter Lohaus, Director General de AUTOROLA; Juan Navarrete, Director de Automóviles de CASER GRUPO ASEGURADOR; y Raúl Palacios, Gerente de AUTODISA.

 

El presente de la posventa. Eficiencia y rentabilidad, hoy

La primera sesión de posventa, moderada por Eduardo Rubianes, Marketing Coordinator de GT Motive, comenzó con la constatación por parte de los participantes de que el mercado del mantenimiento y reparación de vehículos está recuperando buena parte del dinamismo perdido con la crisis económica. Aunque no todos los asistentes coincidieron en el alcance de la recuperación –algunos lo matizaron a la bajasí hubo unanimidad en la idea de que tras la recesión económica y los años de caída en la demanda de servicios de taller, las estructuras empresariales de la posventa son más ágiles y ligeras.

Se constató la necesidad de aprovechar el momento actual, con un tejido empresarial de talleres más sano y eficiente, para consolidar modelos de negocio orientados a maximizar el beneficio de la mano de obra, de lo que constituye el valor añadido concreto del reparador, su trabajo y saber hacer, frente al margen en el recambio, en el aporte de la pieza. Se señaló, asimismo, que el buen comportamiento de la demanda de servicios de taller puede estar haciendo que muchos empresarios de la reparación descuiden la atención y seguimiento del cliente.

El cliente, por su parte, mereció una reflexión específica. Es pertinente un análisis de los diferentes tipos de clientes existentes en el taller. Y de cómo ha cambiado la relación entre el conductor y su proveedor de mantenimientos y reparaciones. Por un lado, Internet les ha dado el poder de la información. Son clientes más informados que nunca acerca de cuánto cuestan qué cosas. Esa transparencia aporta o resta ventajas competitivas, según los casos. Por otro, los beneficios de las nuevas fórmulas de movilidad han hecho que muchos automovilistas y usuarios del automóvil se cuestionen el principio de propiedad frente al uso del vehículo compartido.

La clave de la rentabilidad actual del taller está en la eficiencia. Lo ha demostrado la crisis económica y debe ser el principio rector de su actividad en el futuro. En ese sentido se señaló que el modelo de taller que gana dinero con el recambio no tiene recorrido. La competitividad hoy y mañana depende de la eficiencia en la gestión y en hacer valer la mano de obra. Eso significa tener que acceder a tecnologías de procesos y de captación de cliente que no siempre están al alcance del taller. Será necesario que los empresarios de la reparación se suban a "autobuses" que les aporten los recursos en red que necesita.

El taller sólo no podrá ser eficiente. Por los recursos que necesita y por la concentración europea y española que se está produciendo tanto en el ámbito de los talleres como dela distribución de recambios. Tanto en la parte del fabricante de vehículos, que además de sus redes autorizadas de marca promueve enseñas multimarca, como en el lado de los talleres independientes, cada vez más, agrupados en redes.

En definitiva, el taller más rentable hoy es el más eficiente. Con el viento a favor y estructuras más ligeras, la situación es coyunturalmente favorable, pero los empresarios de la posventa debieran aprovechar el momento para prepararse de cara al futuro, para invertir en su eficiencia futura.

Animaron esta primera Mesa de Posventa, Antonio Roldán, Consejero Delegado de COBROKER; Roby Said, Director de Ventas y Marketing de TÜV SÜD ATISAE; Miguel Ángel Jimeno, Editor de Posventa.info; Manuel de la Guardia, Director General de CITNOW; Alejandro Vicario Herrero, Director General de GRUPO CGA; y Fernando Pérez Granero, Director General de MKD AUTOMOTIVE SOLUTIONS.

 

La posventa del futuro. Nuevos clientes, vehículos y tecnologías de reparación

La segunda de las Mesas Redondas dedicadas a la posventa fue moderada por Carlos San José, CEO & Founder de AVI.

La idea central de las intervenciones de los asistentes, desde el inicio de la sesión, fue que el taller tiene que tener una estrategia que le permita orientarse al futuro, a garantizar su rentabilidad futura, desde su realidad competitiva hoy día.

El contexto en el que se desarrolla la actividad de los talleres de reparación, y de la posventa de automoción en general, está sometido a grandes cambios, algunos de ellos disruptivos. Cambian las tecnologías que incorporan los vehículos y cambian las tecnologías para repararlos. Al mismo tiempo, cambian los clientes y sobre todo las formas que tienen de relacionarse con sus proveedores de servicios de mantenimiento y reparación. En ese entorno, de importantes y en muchos casos rápidos cambios, los empresarios de la reparación tienen que hacer un análisis de cuál es su posicionamiento en el mercado hoy y cuál puede y debe ser mañana. Han de ser más empresarios que nunca, conocer cuál es su realidad, su mercado actual, y estar al tanto de las tendencias, de lo que viene (electrificación, coche conectado, nuevas fórmulas de movilidad, intermediarios y agregadores de datos de clientes que generan leads, reducción de la siniestralidad…), para ir modificando su modelo de negocio en función de esas nuevas tecnologías de la automoción y de la reparación, y de esos nuevos clientes.

Se apuntó a que las nuevas tecnologías que incorporan los vehículos servirán de cierta barrera para que los constructores privilegien a su red de reparadores autorizados de marca frente a los independientes. Eso ocurrirá por la vía del vínculo original del coche y el cliente con la marca en el caso del coche conectado y por la de la mayor complejidad de las reparaciones por el de la electrificación del automóvil. Para poder competir los talleres independientes tendrán que poder "conectarse" con los coches y hacer un importante esfuerzo formativo y de equipamiento que les permita reparar las nuevas tecnologías que vienen.

Una posible consecuencia de esas barreras tecnológicas será la concentración del mercado. Menos talleres, pero más grandes. Y eficientes. Con procesos optimizados, y uso intensivo de software, tanto para la reparación (en remoto, por ejemplo) como de gestión, que maximicen el aprovechamiento de los recursos disponibles, y en consecuencia la rentabilidad.

Desde el punto de vista del cliente, se producirá una mayor diversificación. Habrá menos clientes particulares y serán muy distintos, aunque todos demandarán un alto grado de servicio (atención diligente a las citas previas on line o coche de cortesía, por ejemplo). Cambiará también la forma de relacionarse con ellos, cada vez más on line. Y surgirán clientes corporativos diferentes a las aseguradoras y el renting, de flotas vinculadas a las nuevas fórmulas de movilidad del coche compartido.

La segunda Mesa de Posventa contó con la participación de José Antonio Camellín, Director General de DELFÍN SERVICIO INTEGRAL; Raúl González, Director de MP3 Automoción y World Shopper Expert; Manuel Jiménez, KAM de DAPDA; Miguel Aguilar, Director de IFEMA MOTOR; Tomás López, Iberia Automotive Market Senior Director de GT Motive; y Antonio Matarranz, Gerente de Automotor y Ventas.

I Observatorio del VO de la Distribución Oficial

 I OBSERVATORIO DEL VO DE LA DISTRIBUCIÓN OFICIALEl próximo 25 de octubre se celebrará el I Observatorio del VO de la Distribución Oficial, organizado por Faconauto y dentro de la agenda de Trafic, Salón Internacional de la Movilidad Seguro y Sostenible, que organiza Ifema Motor.

El evento, que reunirá a 200 profesionales del sector, se centrará en analizar pormenorizadamente y con datos específicos, aportados por la consultora MSI, la situación del mercado de coches usados que atienden los concesionarios oficiales, es decir, aquellos que van especialmente hasta los 5 años de edad.

La perspectiva que pretenden transmitir los organizadores es que la gestión del vehículo usado tiene que atender a los mismos parámetros de calidad que se realiza en los departamentos de coches nuevos.

Puede consultar la agenda completa y registrarse en el siguiente enlace. http://www.faconauto.com/observatorio-vo/ 

5ª edición de Escuela de Ventas

Nuevos requisitos de formación en prevención de riesgos laborales

La 5ª edición de Escuela de Ventas ha finalizado el 8 de septiembre en Madrid realizando la selección y formación de 19 vendedores para 11 concesionarios del territorio nacional. El proyecto cuyo objetivo es cubrir las necesidades de incorporación de asesores comerciales según las necesidades expresadas por los concesionarios, cuenta con dos fases que incluyen la selección y formación especializada de los candidatos con el fin de confeccionar el perfil adecuado a las necesidades que traslada la empresa
 
A la finalización del proyecto, los nuevos asesores comerciales que se incorporen deberán poseer las actitudes, aptitudes, habilidades personales y conocimientos necesarios para el excelente desarrollo de su función. En el proyecto se incluyen las gestiones necesarias para la bonificación de la formación impartida al candidato.
 
Ya está en marcha la 6º edición que comienza a efectos de selección este mes de septiembre.
 
Si desea cubrir puestos en su empresa, puede ampliar información sobre el proyecto Escuela de Ventas enviando un email a grupoproassa@grupoproassa.com

Nuevos requisitos de formación en prevención de riesgos laborales del II Convenio del sector Metal

Inmaculada Martínez - Masaro Abogados

Nuevos requisitos de formación en prevención de riesgos laborales

La Publicación del II Convenio Colectivo Estatal de la Industria, la Tecnología y los Servicios del Sector del Metal en el B.O.E de 19 de julio de 2017, ha sembrado las dudas sobre las obligaciones de los Concesionarios de Vehículos respecto del personal que presta sus servicios en los talleres de reparación y mantenimiento de vehículos en materia de prevención, duda que se hace extensiva al personal administrativo y directivo.

A.- ÁMBITO PERSONAL Y CONCESIONARIOS A LOS QUE LE ES DE APLICACIÓN LA FORMACIÓN MÍNIMA EN MATERIA DE PREVENCIÓN.

Quedan al margen de estos problemas los Concesionarios que se limitan a la venta de vehículos o repuestos y esta actividad no coexiste con la reparación y mantenimiento de vehículos, pues están excluidos del ámbito de aplicación del II Convenio Colectivo Estatal del Metal. Por otra parte, en los Concesionarios en los que ambas actividades coexisten y que aplican a todo el personal el Convenio del Metal, habrá que aplicar la formación mínima en materia de prevención de riesgos laborales exigida en el II Convenio Colectivo Estatal del Metal.

Respecto de los concesionarios en que coexisten las dos actividades venta y reparación y se rigen por el CC del Comercio Metal o por ambos, podría darse el problema de si están o no obligados a dar a sus trabajadores la Formación Mínima en Materia de Prevención que determina el II Convenio Colectivo Estatal del Metal. No se trata aquí de analizar la posible concurrencia de Convenios Colectivos, entre Comercio Metal y del Sector Metal de ámbito provincial, en aquellos Concesionarios de Vehículos en los que ambas actividades (venta y reparación) coexisten, para establecer la aplicación de uno u otro y su correspondiente regulación. A este respecto únicamente señalamos que las asociaciones patronales y sindicales que firman ambos convenios en cada uno de los ámbitos geográficos suelen ser las mismas asociaciones de empresarios del metal para ambos (por ejemplo: FEMPA en Alicante, AECIM en Madrid, etc..) y que en los Anexos de actividades incluidos en los Convenios de Comercio de Metal y del Sector Metal, se relaciona la venta de vehículos casi siempre, con coexistencia de la actividad de reparación, si bien siempre también en dichos convenios, aparece la salvedad de que, el Convenio de Metal se aplicará siempre a la reparación de vehículos, y en los Convenios de Comercio que éste se aplicarán siempre a las actividades de venta. Estas menciones no aclaran la duda que nos ocupa, pues su solución viene más bien por la vía de la coordinación y la aplicación de la norma general.

En materia de Prevención de Riesgos Laborales la norma básica es la Ley 31/1995, cuyo art. 19 determina la obligación del empresario de formar al trabajador en materia preventiva, formación que ha de estar centrada “específicamente en el puesto de trabajo o función de cada trabajador” siguiéndose los principios del art. 15 y con la garantía de la vigilancia de la salud, art. 21 y el cumplimiento del resto de los deberes que se detallan.

De otro lado el II Convenio Colectivo Estatal de la Industria, la Tecnología y los Servicios del Sector del Metal, que igualmente incluye la venta de vehículos cuando coexistan con la reparación y mantenimiento, en su ámbito funcional (Anexo I), establece en su art.2 que se aplicará el Convenio a los trabajadores que realizan las actividades que se detallan y, en el mismo precepto, una norma de coordinación:

“deberán aplicarse a los trabajadores afectados las condiciones establecidas en este Convenio, sin perjuicio de las que se regulen en los convenios colectivos de ámbito inferior que les sean de aplicación y, en particular, la tabla salarial que corresponda al grupo, categoría o nivel profesional de cada trabajador”

El juego de ambos preceptos permite establecer algunas consideraciones:

  1. La formación adecuada en materia de prevención de riesgos laborales al personal operario del taller, en tanto que la propia de su puesto de trabajo y de su actividad, es la del sector del metal, ha de ser, por ello, la que consta en el Capítulo XVII y Anexo II del Convenio colectivo estatal de la industria, la tecnología y los servicios del sector del metal. Todo ello sin perjuicio de que el Convenio inferior establezca una formación similar o superior, o que se haya impartido por la empresa con esa calidad, en cuyo caso podrá convalidarse en los términos que previene el Anexo VI.
  2. Como hemos indicado la prevención de riesgos laborales supone, además de una adecuada formación a los trabajadores, la realización de una actividad preventiva completa y adecuada a los principios de acción preventiva. Entre estos principios se incluyen evaluaciones de riesgos, planes de prevención y cumplimiento de los mismos, adopción de medidas adecuadas y dar las instrucciones debidas en materia preventiva. La correcta aplicación de estos principios, constituye la respuesta a si los directivos deben de estar incluidos en la formación mínima prevista en el II Convenio Colectivo Estatal de la Industria, la Tecnología y los Servicios del Sector del Metal. En la medida en que las normas en materia de prevención de riesgos laborales, aplicables a los talleres son las propias del Sector del Metal, todo directivo del Concesionario que ejerza sobre el taller una actuación, o tenga funciones, que impliquen o afecten a la Prevención de Riesgos o supongan dar instrucciones en la materia, ha de tener la formación adecuada. A nuestro juicio esto alcanza a los Jefes de Taller, de Almacén, Directores de Producción, de Recursos Humanos, Directores o Gerentes del Concesionario, entre otros.
  3. Respecto del personal administrativo la formación que se detalla en el Convenio Colectivo Estatal de la Industria, la Tecnología y los Servicios del Sector del Metal es la propia de su puesto de trabajo. Por ello entendemos que si este personal, que normalmente no está adscrito al Convenio del Metal realiza labores administrativas, tanto para el taller como, más aún, para la venta y comercialización, no está sujeto a la formación mínima que determina el citado Convenio, sin perjuicio de: i) que por la empresa se le facilite la formación preventiva adecuada a su puesto, en los términos que establece la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y, en su caso el Convenio que se le aplique y ii) que el personal administrativo esté adscrito al taller y tenga en éste su puesto de trabajo, en cuyo caso, sería de aplicación la formación mínima indicada en el Convenio Estatal del Metal.

B.- OBLIGACIONES DE LOS CONCESIONARIOS EN FORMACIÓN MÍNIMA EN MATERIA DE PREVENCIÓN ESTABLECIDA POR EL II CONVENIO COLECTIVO ESTATAL DEL METAL.

El II CC Estatal del metal determina una Formación mínima en materia de Prevención de riesgos laborales que han de tener todos los trabajadores del metal.

El esquema de la Formación Mínima en materia preventiva es el siguiente:

Se determina un contenido y duración mínima en función de la actividad y de la clasificación profesional de los trabajadores. Así hay una formación específica para personal operario, directivo, administrativo y recurso preventivo o delegado de prevención en actividad del metal en general y más específica para el sector metal en la construcción, y el subsector de telefonía. Por lo que respecta a los Concesionarios de Vehículos, la regulación es la de la actividad general que consta en el Capítulo XVII del CC y cuyo contenido y duración viene establecido en el Anexo II del Convenio Colectivo.

La citada Formación ha de ser impartida por centros Homologados al efecto por la Fundación del Metal para la Formación, la Cualificación y el Empleo (FMF), art. 94 del IICC, que han de cumplir los requisitos y el procedimiento que se determina en el citado precepto y en el anexo V del IICC.

Esta Formación Mínima en centro homologado, dará lugar a la expedición de un Tarjeta Profesional del Sector del Metal que acredita la formación del trabajador en materia de prevención, y en su caso los oportunos reciclajes, que es expedida por la Fundación del Metal para la Formación, la Cualificación y el Empleo.

Las empresas tienen un plazo de tres años para tener a todo el personal debidamente formado debiendo efectuar al menos la formación de un sexto de su plantilla cada semestre (D.T tercera).

El CC es muy críptico y ambiguo respecto de la convalidación de la Formación preventiva que los trabajadores tuvieran en la actualidad, que, el Anexo IV parece limitar a la formación en el sector metal en la construcción, aunque no obstante la D.T 4ª parece otorgarle algún valor, pues se determina en esta disposición que si la Formación Preventiva de trabajador se hubiera terminado con tres años de anterioridad a la entrada en vigor del Convenio las empresas deberán iniciar una acción de reciclaje de las contempladas en el IICC en un plazo de dieciocho meses.

Así las cosas, ¿qué deben hacer los concesionarios de vehículos?

  • En primer dirigirse a la FMC, o a los servicios de prevención ajenos, para conocer las entidades homologadas que puedan impartir la Formación Mínima que determina el Convenio.
  • Dirigirse a las entidades homologadas, o bien a la FMF para determinar la posible convalidación de la Formación que ya ostentan sus trabajadores y recursos preventivos.
  • Contratar con las entidades homologadas la Formación de sus trabajadores de acuerdo a los contenidos establecidos en la norma legal o bien los cursos de reciclaje.
  • Terminados los cursos por los trabajadores, se solicita la Tarjeta Profesional del sector Metal. A este respecto y para las nuevas contrataciones que se realicen será conveniente que las empresas soliciten al trabajador copia de la referida tarjeta para conocer su formación preventiva o, en su caso, determinar que cursos han de serle impartidos.

Controlar mediante videovigilancia

Ignacio Sampere – BDO Abogados para Proassa Magazine

¿PUEDE LA EMPRESA CONTROLAR AL TRABAJADOR MEDIANTE CÁMARAS DE VIDEOVIGILANCIA?
Las sentencias del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo de los años 2016 y principios de 2017 se decantan claramente a favor de que la empresa pueda controlar la actividad de sus trabajadores mediante las grabaciones de cámaras de videovigilancia. Dicha jurisprudencia analiza el conflicto jurídico entre el derecho de la empresa a vigilar el cumplimiento de las obligaciones de sus trabajadores, recogido en el Estatuto de los Trabajadores, y el derecho constitucional del trabajador a la protección de sus datos personales, por falta de información sobre la finalidad de las grabaciones obtenidas mediante cámaras de seguridad en un centro de trabajo.
Tres sentencias de la sala de lo social del Tribunal Supremo, dictadas respectivamente el 31 de enero, 1 y 2 de febrero de 2017, apoyándose a su vez, entre otra, en la sentencia del Tribunal Constitucional de 3 marzo de 2016, han resuelto que es válida la prueba obtenida por la empresa, mediante la grabación con cámaras de videovigilancia, de la actuación de sus trabajadores en procedimientos de despido disciplinario. 

LA SEÑALIZACIÓN DE LA EXISTENCIA DE VIDEOVIGILANCIA DEBE FIGURAR EN LUGAR CLARAMENTE VISIBLE.
Coinciden estas tres sentencias, y he aquí el criterio más relevante, en que siempre que en la empresa exista un distintivo o cartel fácilmente visible de la instalación y funcionamiento de cámaras de videovigilancia, no será preceptivo el que, con carácter previo a las grabaciones, la empresa obtenga el consentimiento individual de los trabajadores afectados o del comité de empresa. Igualmente, establecen estas sentencias que, si la instalación de las cámaras es un hecho notorio y fácil de detectar, la empresa tampoco ha de advertir al trabajador sobre el posible uso de las grabaciones para el control de su actuación como empleado, incluso cuando las mismas puedan servir como prueba para imponer sanciones disciplinarias. 

CUMPLIMIENTO DE LA NORMATIVA DE PROTECCIÓN DE DATOS.
Para alcanzar dicha conclusión, el Tribunal Supremo expone que la legislación de protección de datos dispensa a la empresa de solicitar el consentimiento del trabajador para el tratamiento de los datos de éste, necesarios para el mantenimiento y cumplimiento de la relación laboral. Pues bien, a juicio de dicho tribunal, tal excepción abarca, sin duda, el tratamiento de datos personales obtenidos por la dirección de la empresa para velar por el cumplimiento de las obligaciones derivadas del contrato de trabajo, por cuanto dicho consentimiento se entiende implícito en la propia aceptación del contrato de trabajo. Adicionalmente a ello, en los casos analizados por dichas sentencias, las empresas habían cumplido escrupulosamente la normativa de protección de datos, incluida la declaración de los ficheros ante la Agencia de Protección de Datos. En este punto debe recordarse que ninguna empresa puede, en modo alguno, desatender el cumplimiento riguroso de las obligaciones legales en materia de protección de datos.

INSTALACION DE LAS CÁMARAS DE VIDEOVIGILANCIA POR MOTIVOS DE SEGURIDAD  

Ahora bien, ha de señalarse que, en las citadas sentencias del 31 de enero y 1 de febrero 2017, el Tribunal Supremo analiza dos casos prácticamente idénticos en los que los trabajadores son despedidos por manipular tickets y hurtar diferentes sumas de dinero en días sucesivos, y concluye que las grabaciones con las cámaras de vídeo, se encontraban justificadas por motivos de seguridad, al enfocar exclusivamente las zonas en las que se hallaban los cajeros de unos comercios. En este punto, ambas sentencias plantean serias dudas sobre la validez de las grabaciones con cámaras de vídeo en zonas en las que su instalación no se deba a necesidades de seguridad, y obedezca a la decisión de la empresa de controlar, por ejemplo, las ausencias del puesto de trabajo o la efectividad del trabajo. 

¿PUEDE UTILIZARSE LA VIDEOVIGILANCIA PARA CONTROLAR LA ACTIVIDAD DEL TRABAJADOR FUERA DE LAS ZONAS DE SEGURIDAD?
En relación con esta cuestión, la sentencia de 2 de febrero 2017 del mismo Tribunal Supremo da un nuevo paso al analizar el caso de un trabajador de un gimnasio, que es despedido por varios motivos, entre otros por “incumplimiento grave y reiterado de su jornada de trabajo”, declarando dicha sentencia la validez de la prueba para acreditar el citado incumplimiento de jornada, mediante grabaciones de videovigilancia. Pues bien, en esta tercera sentencia el Tribunal Supremo declara igualmente válidas, para el control de cualquier irregularidad, las grabaciones por cámaras de vídeo que se encontraban situadas, no sólo en la zona de seguridad y control, como era la puerta de acceso al gimnasio para los clientes, sino igualmente en todos los espacios públicos de dicha empresa, salvo en los vestuarios y aseos.  En este punto, concluye el Tribunal Supremo que siempre que el trabajador pueda fácilmente conocer el sistema de control por videovigilancia (requisito de notoriedad de la grabación), lo importante será determinar si el dato obtenido (es decir la grabación) se ha utilizado para la finalidad de control de la relación laboral o para una finalidad ajena al cumplimiento del contrato de trabajo. Advierte el Tribunal Supremo que sólo si la finalidad de la grabación no guarda relación directa con el control de la relación laboral, la empresa estará obligada a solicitar el consentimiento de los trabajadores afectados. 

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES.
Al igual que en otras materias referentes al control del trabajo humano en la empresa, estas tres sentencias del Tribunal Supremo han resuelto gran parte de la dificultad de pronunciarse sobre la aplicación al contrato de trabajo de normativa muy alejada del Estatuto de los Trabajadores, en este caso la legislación de protección de datos.  
La lectura de las tres sentencias obliga a la empresa a situar en lugar notorio y visible un cartel o distintivo que advierta del uso de videovigilancia, con las indicaciones que exige la normativa de protección de datos. Pero igualmente las tres sentencias exoneran a la empresa de solicitar el consentimiento del trabajador para realizar dichas grabaciones cuanto las mismas tienen por finalidad el control de las obligaciones laborales de éste.
Sin embargo, de dichas tres sentencias, no puede extraerse una conclusión única en cuanto que el uso de la videovigilancia para controlar la actividad del trabajador es siempre válido, debiendo advertirse que serán las circunstancias de cada caso las que, finalmente, determinen si el control llevado a cabo por la empresa ha sido válido o ha generado vulneración de los derechos constitucionales del trabajador. 
Por último, debe señalarse que las tres sentencias del Tribunal Supremo, más arriba comentadas, analizan detenidamente en cada caso si el control por la empresa de la actividad del trabajador despedido ha respetado el principio de proporcionalidad establecido por el Tribunal Constitucional, es decir si dicho control era necesario, idóneo y justificado; así como si se ha respetado la dignidad del trabajador como persona.

Tu concesionario puede generar oportunidades de trabajo a personas que lo necesitan

Incorpora se caracteriza por un trabajo proactivo con las empresas, de sensibilización sobre la posibilidad de contratar personas en situación o en riesgo de exclusión social que se ajusten a los perfiles laborales requeridos. 

Grupo Proassa e Incorpora de "la Caixa" han definido en colaboración con el asesoramiento del departamento de Recursos Humanos de un Grupo de Concesionarios los posibles puestos a cubrir en un distribuidor de automoción que coincidan con perfiles pertenecientes al Programa. Podemos destacar: personal de limpieza, lavadero, jardinería, jóvenes en prácticas para taller, personal de almacén, telemarketing y comerciales con experiencia.  

El programa pone a disposición de las empresas técnicos que prestan apoyo en el análisis y la definición de perfiles profesionales según los requerimientos de la empresa. Una vez clarificada la oferta, el personal técnico de inserción laboral realiza la preselección de las personas candidatas que se consideran idóneas para el puesto de trabajo requerido por la empresa. Se realiza el emparejamiento entre la oferta laboral y las preferencias y exclusiones manifestadas por la persona candidata. Una vez realizada la preselección, es la propia persona quién decidirá si participa o no en el proceso de selección. La empresa no recibe el curriculum de un demandante de ocupación, sino la persona candidata óptima para ocupar aquel puesto de trabajo y motivada para trabajar.

El personal técnico de inserción laboral realiza un seguimiento personalizado del proceso de adaptación inicial de la persona al puesto de trabajo actuando como su referente y favoreciendo su progresivo crecimiento competencial, facilitando el mantenimiento del puesto de trabajo y potenciando su promoción laboral. Igualmente, en cualquier momento del proceso, la empresa dispone de un interlocutor para responder ante las dudas e incidencias que surjan. El tipo y la periodicidad de seguimiento, sea presencial o no, se acuerda entre los implicados

Asesoramiento sobre ventajas fiscales y laborales.

Además, las empresas pueden beneficiarse de diferentes incentivos para la contratación de colectivos desfavorecidos. Se trata de ventajas fiscales y laborales de ámbito estatal y autonómico, fundamentalmente. 

Por ello, el personal técnico de inserción laboral del Programa Incorpora de "la Caixa" asesora gratuitamente a las empresas acerca de los beneficios, bonificaciones e incentivos a los que pueden acogerse las compañías en cada caso en función del perfil del empleado o empleados que contraten. 

Le invitamos a ampliar información sobre el Programa y sus ventajas colaborando a su vez a generar más oportunidades laborales.

Prevención, la mejor arma contra los ciberataques

David Díaz Salguero - Responsable Soporte Técnico Seguridad SPE

Tras unos días intensos viendo constantes noticias relacionadas con los ataques del ransomware WannaCryptor, toca hacer balance de lo sucedido y mirar desde la óptica de nuestra propia empresa hacia el futuro para prevenir ataques similares. Realmente cuesta creer el alcance que ha tenido esta amenaza, especialmente a nivel informativo, aunque hay que reconocer que ha servido para que todos tomemos conciencia de un problema real y más cercano de lo que nos gustaría. 

“Grandes, pequeñas y medianas empresas tienen muchos motivos por los que deberían establecer férreas políticas de seguridad para no sucumbir en el camino” 

Desde el punto de vista corporativo, la seguridad se construye como un proceso que requiere una gestión exhaustiva de la empresa. No solo debemos cubrir los distintos frentes a través de los cuales un código malicioso podría acceder a la red de la empresa, sino que es necesario apostar por un uso de tecnología de detección proactiva, gestión eficaz y concienciación de los empleados como parte de nuestro plan de defensa. 

A día de hoy nadie duda de que tener una solución de seguridad instalada y actualizarla de forma periódica es algo esencial para cualquier dispositivo conectado, pero lo que sigue sin resultar tan evidente para la mayor parte de los usuarios es que la puerta de entrada a los ciberdelincuentes la facilita directamente el propio usuario en la mayor parte de las ocasiones, ya sea por desconocimiento o por no poner a tiempo los medios necesarios. 

Debemos concienciar a los usuarios de que son ellos mismos los garantes de su propia seguridad, para lo cual nos basta con aplicar cuatro recomendaciones: 

  1. Tener un antivirus instalado y actualizado. Todos conocemos a alguien que ha sufrido algún incidente de seguridad serio, pérdida de información o similar. Muchas empresas aún siguen con versiones de antivirus obsoletas, gratuitas, desactualizadas de firmas, sin gestión, con poco o ningún control sobre el usuario y su capacidad para “eludir el AV” y por supuesto, con nula implantación en los servidores. Debemos tener claro que el antivirus es el principal arma para luchar contras malwares y virus, por lo que debemos preocuparnos de tener un antivirus de pago instalado y actualizado. 
  2. Realizar backups de la información de forma recurrente para evitar la pérdida de datos, ya sea por un problema con el dispositivo o en caso de ser víctima de un ataque de ransomware, por citar el actual ejemplo. No hay que esperar a que sea demasiado tarde. Se debe duplicar cualquier contenido que se considere valioso. Actualmente la opción más sencilla es el uso de un software automático que haga la copia de seguridad. Son herramientas enfocadas a facilitar las copias de seguridad y programarlas para que se realicen automáticamente, por lo que no tenemos excusa para no usarlas. El software hace el trabajo por ti. 
  3. Confiar en sistemas de cifrado en las comunicaciones con otras personas para salvaguardar la privacidad. La Unión Europea recientemente ha promovido cambios legales en el marco de la protección de datos (GDPR), introduciendo el cifrado como un elemento básico de seguridad. Según un informe reciente, el 21% de las empresas continúa sin estar preparadas para la nueva normativa y el 59% de las mismas, aún no cumple con los requisitos de la ley al 100%. Las empresas con independencia de su tamaño que manejen datos de ciudadanos europeos, tienen hasta mayo de 2018 para implantar las políticas y herramientas exigidas por el reglamento. 
  4. Utilizar una contraseña robusta, pero, si es posible, dar un paso más allá utilizando el doble factor de autenticación. Las contraseñas deben contar con al menos 10 caracteres, combinar mayúsculas y minúsculas, números y caracteres especiales y en la medida de lo posible, no deben estar en ningún diccionario ni basarse en información personal. Actualmente existen aplicaciones que permiten proteger el acceso a la información confidencial de la empresa y a sus servicios críticos, minimizando el riesgo de intrusiones en la red corporativa en caso de pérdida de contraseñas de acceso.

La pregunta es: ¿cómo de preparada se encuentra tu empresa? 

La buena noticia es que aún estamos a tiempo de implantar las acciones necesarias para adaptar nuestras políticas de seguridad a la peligrosa realidad del mundo en que vivimos. 

 

El tribunal supremo anula la obligación de registrar la jornada de trabajo ordinaria a tiempo completo

Ignacio Sampere – BDO Abogados para Proassa Magazine

Del concesionario al club de fans

En los primeros días de este mes de Abril sorprendió a todos los especialistas en derecho laboral la publicación de la sentencia dictada, con fecha 23 Marzo 2017, por la Sala de lo Social del Tribunal Supremo que anula la obligación generalizada para las empresas de llevar un registro diario de la jornada ordinaria de sus trabajadores contratados a tiempo completo.  El Tribunal Supremo fundamenta este fallo en la inexistencia en el Estatuto de los Trabajadores, ni en ninguna otra norma, de la obligación de control de la jornada de trabajo ordinaria si el trabajador, a tiempo completo, no realiza horas extras.  Desde el punto de vista práctico, esta sentencia, que revoca la dictada por la Audiencia Nacional en Diciembre de 2015 (caso Bankia), supone evidentemente una buena noticia para las empresas que operan en España al verse liberadas de la rigidez y dificultad práctica que supone controlar las horas de trabajo en un mercado laboral que prima la flexibilidad horaria y en el que muchos trabajadores prestan sus servicios con jornadas muy variables o incluso fuera del centro de trabajo.
 
Así por tanto, esta sentencia comporta un duro golpe contra la campaña que a nivel nacional, inició la Inspección de Trabajo a principios de 2016, para obligar a las empresas a llevar un registro diario de todas las jornadas de trabajo a tiempo completo aunque los trabajadores no realizasen horas extras. Por tanto, no existe fundamento legal que permita a la Inspección de trabajo sancionar a las empresas que incumplan la Instrucción 3 /2016 dictada por la Inspección de Trabajo. Aquellas empresas que se encuentren en procesos de impugnación de actas de infracción, impuestas por la Inspección de Trabajo a lo largo de 2016 en materia de registro de la jornada ordinaria a tiempo completo, pueden solicitar la revocación de dichas actas en el trámite judicial.
 
Haciéndose eco de esta sentencia, parte de la prensa nacional ha concluido, muy rápidamente, que “ha desaparecido el control horario de los trabajadores”.  Sin embargo, hemos de advertir que dicha conclusión no es correcta por cuanto la misma sentencia del Tribunal Supremo de 23 Marzo 2017, concluye que sigue siendo plenamente exigible, la obligación legal de registrar diariamente todas las horas extras, que en su caso se realicen, según establece el art. 35 nº 5 del Estatuto de Los Trabajadores. 
 
También nos confirma, por vía indirecta, la citada sentencia del Tribunal Supremo que sigue siendo plenamente exigible la obligación de la empresa de llevar un registro diario de la jornada de todos los trabajadores que, en su caso, presten sus servicios bajo la modalidad de contrato a tiempo parcial. Este mandato legal viene establecido en el art. 12 nº 5 letra h) del Estatuto de los Trabajadores, artículo que es citado por la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 23 Marzo 2017, como especialidad legal que precisamente no es de aplicación al “caso Bankia”, en el que se debatía exclusivamente el control de las jornadas a tiempo completo, que son las únicas en las que los empleados pueden realizar horas extras.
 
En este punto hemos de señalar que la sentencia del Tribunal Supremo no altera en modo alguno la vigente prohibición legal de que los trabajadores a tiempo parcial realicen horas extras, debiendo las horas en exceso sobre la jornada a tiempo parcial someterse a todas las exigencias legales de las “horas complementarias”, incluida la obligación legal de conservar durante cuatro años los resúmenes mensuales de los registro de jornada de los empleados contratados a tiempo parcial (debiendo constar la conformidad expresa de cada uno de los empleados a tiempo parcial  afectados).
 
En conclusión, el Tribunal Supremo libera a las empresa de registrar la jornada ordinaria de los empleados contratados a jornada completa, pero mantiene la obligación del registro diario de las horas extras, sólo cuando éstas se realicen. La citada sentencia mantiene plenamente en vigor el control diario de la jornada de todos los trabajadores contratados a tiempo parcial.
 
Ignacio Sampere;  BDO Abogados

Pactos de no competencia entre empresa y trabajador ¿Qué ocurre cuando se termina un contrato?

Ignacio Sampere – BDO Abogados para Proassa Magazine

Contiene el art. 21 del Estatuto de los Trabajadores (E.T.) la opción de que la empresa y el trabajador acuerden un pacto de no competencia para después de terminado el contrato de trabajo, que no podrá superar el periodo máximo de dos años de duración para los trabajadores “técnicos”, y de seis meses para los demás trabajadores.  

Para que dicho pacto sea válido, el citado art. 21 exige que la empresa tenga un efectivo interés industrial o comercial en dicho compromiso de no competencia con cargo al empleado, así como que se satisfaga a éste una compensación económica adecuada.

La brevedad del citado art. 21, al regular el pacto de no competencia post contractual, ha dejado muchas cuestiones sin resolver y por ende ha obligado a nuestros tribunales a ir acotando los criterios y limitaciones que han de aplicarse a dichos pactos.

No contiene dicho artículo una tipificación o definición de conductas del trabajador que deban catalogarse como competencia post-contractual,  por lo que habrá que estar a cada caso concreto y en especial a las cláusulas pactadas de forma expresa entre la empresa y el trabajador.

Cumplidos los anteriores requisitos, si el trabajador incumple, en todo o en parte, su compromiso de no desarrollar actividades en competencia con su anterior empresa, ésta puede reclamar a aquél una indemnización derivada de dicho incumplimiento.

En derecho español, la parte perjudicada por el incumplimiento de una obligación, ha de acreditar ante el Juzgado los daños y perjuicios que ha sufrido como consecuencia de dicho incumplimiento. Ello comporta un esfuerzo probatorio importante que, en muchas ocasiones, no consigue acreditar el daño realmente producido por el incumplimiento.  En previsión de dicha dificultad probatoria, nuestro derecho permite que las partes estipulen anticipadamente una compensación a tanto alzado que exonera a la parte perjudicada de acreditar al juzgado los daños efectivamente sufridos por la obligación incumplida y objeto de la reclamación. Este tipo de compensación a tanto alzado se denomina “cláusula penal” (art. 1.152 del Código Civil).

Pues bien, dentro de la labor de interpretación y acotamiento de los conceptos y criterios referente a este tipo de pactos, el Tribunal Supremo (TS) ha dictado una sentencia con fecha 26  Octubre 2016 en la que se resuelve una demanda presentada por la empresa contra el trabajador por haber incumplido éste su compromiso de no competencia post contractual. En el caso analizado por la sentencia, se fijó una cláusula penal, es decir las partes habían estipulado  una cuantía indemnizatoria a tanto alzado, equivalente a un salario bruto anual del trabajador (en el caso analizado = 59.000€), para cubrir los daños y perjuicios que se derivarían, automáticamente, por el incumplimiento del pacto de no competencia post contractual.   Pues bien, tanto el Juzgado de lo Social, que resolvió inicialmente la demanda de la empresa contra el ex trabajador de ésta, como el TS  aceptan que el trabajador incumplió efectivamente el pacto de no competencia post  contractual, así como los efectos de la cláusula penal en cuanto que exonera a la empresa de acreditar la valoración económica de los daños generados a ésta por el incumplimiento del compromiso de no competencia del trabajador. 

Sin embargo, el TS entiende que la cuantía fijada como cláusula penal ( el equivalente a un salario bruto anual) no respeta la proporcionalidad que, a juicio de dicho Tribunal debe regir en estos casos. Para ello el TS señala que si el art. 21 del E.T. exige a la empresa  que compense económicamente  y de forma “adecuada”  al trabajador para poder exigirle el compromiso de no competencia post-contractual; de la misma manera, si el trabajador incumple dicho compromiso, la cuantía que se fije en la cláusula penal para resarcir a la empresa, ha de ser igualmente “adecuada”. De esta forma el TS interpreta los términos “compensación económica adecuada”, tanto para fijar la cuantía que la empresa debe satisfacer al trabajador (como condición necesaria para exigir dicho pacto), como para limitar la indemnización a tanto alzado que, en concepto de cláusula penal, el trabajador debe satisfacer a la empresa como consecuencia de su incumplimiento. Expuesto dicho razonamiento jurídico, el TS concluye que, en el caso analizado, la indemnización con cargo al trabajador (59.000€) debe moderarse sustancialmente, reduciéndola dicho tribunal a 18.000€ con cargo al trabajador y a favor de la empresa, al ser dicha cuantía el primer pago que había satisfecho la empresa al trabajador como compensación inicial por el pacto de no competencia post contractual. 

Así por tanto, la citada sentencia dictada por el TS con fecha 26 Octubre 2016 comporta una limitación importante a las cláusulas penales que contengan los pactos de no competencia post contractual, aunque dicha cláusula haya sido acordada de forma expresa por la empresa y el trabajador. Igualmente, dicha sentencia nos recuerda que no es equiparable el principio de la autonomía de la voluntad, o libertad de las partes, en el ámbito civil o mercantil,   con el que debe aplicare en el ámbito laboral, por cuanto el trabajador no se encuentra en el mismo plano para negociar con la empresa las condiciones y cláusulas de su contrato de trabajo.

Por último, indicar que debe diferenciarse la competencia del trabajador una vez finalizado su relación laboral, que sólo puede prohibirse si se ha estipulado de forma expresa un pacto de no competencia post contractual; de la competencia desleal que el trabajador realice contra la empresa encontrándose vigente su relación laboral con ésta.  Sobre dicha cuestión, es oportuno recordar que el ET prohíbe que el empleado realice servicios que constituyan una concurrencia desleal hacia la empresa con la que se encuentra vinculado laboralmente. El incumplimiento de dicha prohibición puede ser causa legal de despido disciplinario del trabajador, sin perjuicio de que, adicionalmente al despido, la empresa reclame al trabajador que incurrió en dicha grave deslealtad, una indemnización por los daños y perjuicios efectivamente causados.

 

Páginas

Utilizamos cookies propias y de terceros para hacer estadísticas del comportamiento de los usuarios en este sitios web y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí | OK